Las Islas de Miurgel

El Reino de Miurgel está conformado por un diminuto archipiélago de cinco Islas.

Creado en Inkarnate.com Versión gratuita, prohibida su comercialización.

Pulsa sobre el nombre de cada Isla para conocer más sobre ella.

Isla Miurgheal

Aprox. 700 Habitantes.

Localizada a lo alto de peligrosos y escarpados acantilados, este diminuto trozo de tierra plano es el centro político y cultural del Reino, pues da cobijo al Palacio Real, hogar de los Reyes y lugar donde se reúne el consejo, la Gran Plaza, donde se llevan a cabo las ceremonias más importantes y al Círculo de los Ancianos, donde habitan los ciudadanos más sabios del lugar y los curadores de los archivos de Miurgel.

Isla Nao
Aprox. 1000 Habitantes.

En Nao se encuentran el puerto y los astilleros.
Debido a su localización,  lugar de paso obligatorio para acceder a Miurgheal, Nao es el hogar de a gente más pudiente, en general: Capitanes y generales de la Marina, los comerciantes más exitosos etc. Es una isla que se caracteriza por sus grandes espacios abiertos, sus calles pulcras, empedradas y cuadriculadas y el gran y ambicioso puerto y sus almacenes.

Isla Delphine
Aprox. 2000 Habitantes.

Delphine da hogar al Gran Hotel de Miurgel, que, pese a no tener muchos visitantes, dobla su función como Balneario u Hospital según sea necesario. Los habitantes de esta isla son todos aquellos de familia pudiente que no han llegado al corte de la Isla Nao.
La mayor parte de la madera de los árboles que en el pasado llenaban los archipiélagos, se empleó para crear las casas y las aceras de esta isla en concreto.

Isla Thalassa
Aprox. 2500 Habitantes.

En esta isla se concentra casi toda la oferta de ocio del Reino: tabernas, teatros, bibliotecas… y por supuesto, el mercado.  Se trata de una isla joven y llena de vida, y uno de los mejores sitios para vivir.

Isla Umi
Aprox. 4000 Habitantes.

Muchos dicen que el principal motivo por el cual Umi está superpoblada es porque es la única de las islas de todo el archipiélago que tiene playas en condiciones, en vez de horribles peñascos y acantilados. Otros dicen que las grandes pendientes en sus calles y el hacinamiento han abaratado los precios de sus propiedades, por lo cual es la mejor opción para todos aquellos ciudadanos con pocos recursos.

Sea por la razón que fuere, es la única isla que necesita dos puentes, y es el hogar de la mayoría de pescadores y otros trabajadores de la mar.